Don Quijote. Editado el año 1884

El trabajo consistió en la restauración de tapas, lomo y hojas interiores que estaban despegadas y con roturas.
Se trabajó con papel japonés y acrílico para reparar las páginas y darles un color similar al original. Lo mismo se hizo en las tapas.
Para proteger el libro se hizo una camisa en mylard.